El carácter distintivo del libertarismo de izquierda

El libertarismo de izquierda, en un sentido relevante, es una postura simultáneamente de izquierda y libertaria. Se caracteriza por afirmar compromisos de izquierda como:

  • Abordar un análisis de clase y una lucha de clases.
  • Oponerse al privilegio corporativo.
  • Rechazar la pobreza estructural.
  • Adoptar una responsabilidad compartida de desafiar la vulnerabilidad económica.
  • Reafirmar la redistribución de la riqueza.
  • Dar apoyo a movimientos de base.
  • Humanizar la vida laboral.
  • Proteger las libertades civiles.
  • Oponerse a la guerra contra las drogas.
  • Apoyar los derechos de las trabajadoras(es) sexuales.
  • Desafiar la violencia policíaca.
  • Promover el bienestar ambiental y animal.
  • Abogar por la liberación infantil.
  • Rechazar el racismo, sexismo, heterosexismo, nativismo y chovinismo.
  • Resistir la guerra, el imperialismo y el colonialismo.

Simultáneamente, se caracteriza por afirmar compromisos libertarios como:

  • Ratificar protecciones de peso para alegatos de posesión justos.
  • Adoptar los mercados liberados y un ideal social de cooperación pacífica y voluntaria.
  • Elaborar una política profundamente antiestatal.

Una postura de izquierda

Postulo la idea de que una postura de izquierda está marcada por inquietudes relacionadas con la subordinación, exclusión, privación y guerra. El libertarismo de izquierda adopta sin reservas estas inquietudes de izquierda. Mas los libertarios de izquierda pueden distar de otros izquierdistas en tanto:

  • Afirman el valor independiente de protecciones de peso para alegatos de posesión justos como expresión y medio, entre otras cosas, para lograr la oposición de izquierda a la subordinación y el apoyo izquierdista a la prosperidad ampliamente compartida, pero también como restricciones a los medios empleados para alcanzar algunos fines de izquierda.
  • Hacen diferentes predicciones sobre el establecimiento de un mercado genuinamente liberado (rechazando la opinión de que semejantes mercados serían un parque de diversiones corporativo).
  • Ofrecen diferentes explicaciones acerca del origen y la persistencia de fenómenos sociales objetables (de modo que, por ejemplo, son los privilegios para las élites asegurados por el estado y no las dinámicas de mercado las que dan cuenta de la pobreza persistente y la subordinación en el lugar de trabajo).
  • Claman por diferentes remedios para estos fenómenos (característicamente una combinación entre remediar la injusticia perpetrada y tolerada por el estado e incentivar la acción voluntaria y solidaria).

Los libertarios de izquierda comparten con otros izquierdistas el reconocimiento de que hay ganadores y perdedores predecibles in la sociedad y de que ser clasificado en uno u otro campo no es en principio una cuestión de suerte o habilidad. Pero los libertarios de izquierda enfatizan que esto no es consecuencia del intercambio mercantil: es un reflejo de la agresión cometida, tolerada y forzada por el Estado. En tanto haya un aparato estatal en funcionamiento, los ricos pueden cooptarlo, utilizándolo para ganar poder y más riqueza, mientras que los poderosos políticamente pueden usarlo para adquirir riquezas y más poder. La clase gobernante, conformada por personas ricas apoderadas gracias al Estado y por funcionarios estatales de alto nivel, se define por su relación con su facilitador esencial, el Estado. Oponerse a esta clase significa entonces oponerse al Estado.

Los libertarios de izquierda comparten con otros izquierdistas el reconocimiento de que las grandes empresas disfrutan de privilegios sustanciales que las benefician al tiempo que perjudican al público. Mas ellos enfatizan que la respuesta apropiada al privilegio corporativo es la eliminación de subsidios, rescates, regulaciones carterizantes y otros rasgos eminentemente estatales del ambiente legal, político y económico que acicatean el poder corporativo en lugar de restringir los privilegios mientras se incremente el papel regulatorio estatal en la economía – lo cual, como se espera, crea nuevas oportunidades para la manipulación por parte de las élites, mantiene intacto el poder corporativo, sofoca las alternativas a los leviatanes corporativos y empobrece al público.

Los libertarios de izquierda comparten con otros izquierdistas tanto la indignación con la pobreza estructural como el reconocimiento de que los ricos y quienes tienen contactos ayudan a dar forma a las reglas del juego económico y político de formas que preservan su riqueza e influencia al tiempo que mantienen pobres a los demás. Pero los libertarios de izquierda enfatizan que la pobreza no es creada o perpetrada por el mercado liberado, sino más bien por el latrocinio a gran escala y por los privilegios y restricciones – desde los requerimientos de licencias, pasando por las reglas de propiedad intelectual y controles al uso de la tierra, hasta los reglamentos de construcción — que impiden que las personas utilicen sus habilidades y bienes efectivamente o que incrementan dramáticamente el costo de hacerlo. Eliminar la pobreza estructural significa eliminar el privilegio asegurado por el Estado y revertir el hurto sancionado por el este.

Los libertarios de izquierda comparten con otros izquierdistas tanto una inquietud compasiva con la vulnerabilidad económica como un reconocimiento de que las personas vulnerables no pueden abandonarse a su suerte, de que la responsabilidad compartida de satisfacer sus necesidades es moral y prácticamente esencial. Pero señalan que los arreglos de ayuda mutua han afrontado exitosamente la vulnerabilidad económica. También enfatizan que se puede esperar que semejantes arreglos sean más exitosos en ausencia de impuestos (la gente puede y de hecho gasta su dinero en aliviar la pobreza, y es más probable que lo hagan con mayor eficiencia e inteligencia que los oficiales estatales que dan uso a la recaudación tributaria), regulaciones estatales que generan pobreza y limitaciones a las decisiones en áreas como la atención médica.

Los libertarios de izquierda comparten con otros izquierdistas la convicción de que la redistribución de la riqueza puede ser apropiada e incluso puede requerirse. Pero niegan que la redistribución pueda acometerse razonablemente para lograr un patrón particular de distribución de riquezas, que pueda pueda llevarse a cabo por medio de interferencia agresiva con las posesiones justamente adquiridas de la gente o que deba ser en realidad labor del Estado. En su lugar, sugieren ellos, la redistribución debería ocurrir en el seno del sistema legal (pues este restaura a la gente los recursos que se toman injustamente de ellos o sus predecesores, pues hace que los bienes robados por el Estado o adquiridos injustamente por sus amigotes estén disponibles para ocupación y puesto que niega la validez de los privilegios asegurados por el Estado que preservan las posiciones económicas de quienes gozan de buenos contactos mientras otros se mantienen pobres), por medio de ayuda mutua solidaria y por medio de la tendencia del mercado libre de privilegios de «comerse a los ricos»

Los libertarios de izquierda comparten con muchos otros izquierdistas – v.g., la nueva izquierda y los verdes – la convicción de que la toma de decisiones debería descentralizarse, de que las personas deberían poder participar al máximo en la formación de decisiones que afectan sus vidas. Pero para ellos esto supone que todas las asociaciones deberían ser consensuadas en el marco de un escenario de derechos prepolíticos seguros. La toma de decisiones de arriba abajo y por la fuerza se verá probablemente ensombrecida por la falibilidad de los entes decisores y su tendencia a ir tras metas basadas en el interés propio a expensas del público. Las unidades políticas a pequeña escala humanizan más que las de gran escala; pero la descentralización debe, en últimas, ser descentralización al nivel de la persona particular.

Los libertarios de izquierda comparten con otros izquierdistas la consciencia de que los lugares de trabajo jerárquicos tienden a generar impotencia e idiotización y que apoyar las jerarquías laborales es, pues, moralmente cuestionable. Pero enfatizan que los ambientes laborales jerárquicos suelen recibir mayor atención del Estado. Las jerarquías limitan la habilidad de los obreros para emplear su conocimiento y habilidades para responder flexible y eficientemente a los retos de producción y distribución y para satisfacer las necesidades del cliente. Las ineficiencias de las jerarquías deberían volverlas aspectos menos comunes de la vida laboral e incrementar las probabilidades de que la gente decida escoger alternativas que ofrezcan más libertad y dignidad (empleo autónomo o trabajo en asociaciones o cooperativas) en ausencia de privilegios que disminuyan los costos de mantener las jerarquías y eleven los costos de dispensar de ellas (v.g., haciendo el empleo autónomo más costoso y más arriesgado). La acción estatal redirige la riqueza a su vez hacia aquellos que están interesados en cerciorarse de que ellos y la gente como ellos gobiernen en el lugar de trabajo; y las regulaciones sindicales del Estado limitan la forma en que los sindicatos pueden desafiar las jerarquías del lugar de trabajo.

Los libertarios de izquierda comparten con otros izquierdistas un compromiso con las libertades civiles. Pero señalan que el Estado es un enemigo por excelencia de estas libertades y que la forma más efectiva de salvaguardarlas es proteger el control de las personas sobre sus propios cuerpos y sus posesiones justamente adquiridas.

Los libertarios de izquierda comparten con otros izquierdistas la convicción de que la guerra contra las drogas es destructiva, racista y absurdamente costosa. Pero enfatizan que la mejor protección contra las campañas prohibicionistas de toda clase es el respeto al control de la gente sobre sus propios cuerpos y sus posesiones adquiridas justamente, y que no deberían permitirse los límites basados en la agresión si un intercambio dado es voluntario.

Los libertarios de izquierda comparten con otros izquierdistas una inquietud por el bienestar de las trabajadoras sexuales. Pero señalan que los actores estatales acometen actos violentos contra las trabajadoras y trabajadores sexuales y que las políticas estatales, incluyendo la criminalización y la regulación, crean o intensifican los riesgos asociados con el trabajo sexual.

Los libertarios de izquierda comparten con otros izquierdistas una apasionada oposición a la violencia policíaca y la corrupción. Pero enfatizan que estas no son un simple reflejo de falta de control o la presencia de «manzanas podridas» en agencias policíacas, sino que más bien son un reflejo de las posiciones estructurales que ocupan estas agencias como garantes del poder estatal y de la falta de responsabilidad generada tanto por la existencia de diferencias sustanciales de facto en los estándares para el uso de la fuerza por parte de oficiales de policía y otros como por el estatus monopolista de las agencias de policía.

Los libertarios de izquierda comparten con otros izquierdistas sus inquietudes persistentes por la calidad medioambiental y el bienestar animal. Pero también subrayan que los daños medioambientales pueden prevenirse y remediarse sin involucrar al Estado, siempre y cuando se apliquen protecciones legales de peso para ciertos objetos y posesiones justamente adquiridas. Señalan también que la acción estatal no se requiere para proteger a animales no humanos del abuso, y que las acciones y políticas estatales son a menudo directamente responsables de proteger a entes contaminadores, promover los daños medioambientales y herir animales no humanos.

Los libertarios de izquierda comparten con otros izquierdistas un compromiso con el bienestar de la infancia. Pero hacen hincapié en la importancia de respetar los derechos de los niños de controlar sus propios cuerpos y posesiones – rechazando tanto los intentos de tratar a los niños como propiedad de sus padres como la acción estatal paternalista que interfiere irracionalmente con la libertad de los niños – y enfatizan hasta qué punto el Estado no es un protector de los niños, sino que es responsable en múltiples formas de amenazar significativamente su libertad y bienestar, en particular mediante la escolarización obligatoria.

Los libertarios de izquierda comparten con otros izquierdistas la consciencia de que el racismo, sexismo, heterosexismo, nativismo y chovinismo son moralmente repelentes. Pero enfatizan el papel crucial del Estado en la creación, perpetuación y capitalización de estas formas de injusticia al tiempo que subrayan que eliminar los soportes que el Estado provee a las conductas motivadas por prejuicios puede jugar un papel vital a la hora de combatir la discriminación. Con una actitud de sospecha hacia el Estado y de respeto con los alegatos de posesión justos, subrayan que la acción solidaria no agresiva es el medio apropiado para lidiar con la discriminación persistente. Promueven el matrimonio igualitario al tiempo que intentan sacar al Estado del negocio de los matrimonios. Y, al tiempo que se alinean con otros sectores de la izquierda que se oponen a la xenofobia, resaltan que todas las fronteras deberían derribarse para permitir la migración irrestricta.

Los libertarios de izquierda comparten con otros izquierdistas una apasionada oposición a la guerra y el imperialismo y una inquietud por las víctimas de ambos, incluyendo a los pueblos nativos a lo largo y ancho del globo. Pero ellos enfatizan los vínculos entre la guerra, el imperialismo y el colonialismo y la continua injerencia del Estado en las libertades civiles y económicas – sin mencionar la vileza de la clase gobernante. La interferencia con la conducta pacífica de la gente dentro de las fronteras del Estado es objetable por muchas de las mismas razones que lo es la guerra más allá de las fronteras del Estado. Como forma de esclavitud, la conscripción es injusta. La libertad para comerciar tiende a reducir la probabilidad de que haya guerra. Y la guerra es una consecuencia probable de las operaciones del Estado, el cual, predeciblemente, tiene en miras expandir su influencia por la fuerza. Debería asumirse que la oposición izquierdista a la guerra debería hermanarse con una oposición al Estado.

Una postura libertaria

Postulo que una postura libertaria está marcada por el apoyo a la igualdad de autoridad, protecciones de peso para alegatos de posesión y cooperación pacífica y voluntaria, incluyendo la cooperación por medio del intercambio. Los libertarios de izquierda comparten estos compromisos. Pero los libertarios de izquierda se diferencian de otros libertarios en tanto:

  • Realizan diferentes predicciones acerca de los efectos probables de liberar a las personas y eliminar la agresión institucionalizada que les previene a la hora de cooperar pacífica y voluntariamente (v.g., acentuando cuán contingente es la jerarquía laboral).
  • Traen a colación las consecuencias particulares, de usual generalmente aceptadas, de construir una sociedad libre (v.g., enfatizando no solamente la libertad sino también la solidaridad, diversidad y reducción de la pobreza entre los resultados de eliminar el privilegio sancionado por el estado).
  • Recurren a diferentes narrativas históricas o sociocientíficas acerca de las causas y dinámicas de los fenómenos sociales (de modo que la distribución de riqueza vigente se analiza como producto de la acción estatal más que como virtud individual).
  • Tratan ciertos tipos de fenómenos sociales (discriminación arbitraria, por ejemplo) como algo moralmente objetable e instan a hallar respuestas concertadas y sin agresión para estos fenómenos.

Los libertarios de izquierda comparten con otros libertarios un compromiso con la igualdad de autoridad, a saber, la visión de que no hay un derecho natural para gobernar y que la autoridad que no es consensual es ilegítima. Este igualitarismo resulta naturalmente en un compromiso con el anarquismo, siendo que la autoridad estatal no es consensuada. Pero el libertarismo de izquierda enfatiza que el compromiso con la calidad moral que subyace en la creencia en la igualdad de autoridad debería venir acompañado de un rechazo a la subordinación y exclusión sobre las bases de nacionalidad, género, raza, orientación sexual, estatus laboral u otras características irrelevantes. Si bien los libertarios de izquierda concuerdan con otros libertarios en que no debería haber interferencia agresiva en la decisión de cada quién de evitar asociarse con otros sobre la base de semejantes características, los libertarios de izquierda enfatizan que tales decisiones pueden con frecuencia someterse a críticas morales y que deberían encarar oposición mediante medios no agresivos.

El libertarismo de izquierda comparte con otros libertarismos un compromiso con las protecciones de peso para alegatos de posesión justas para objetos físicos. Pero rechazan la «propiedad intelectual» y enfatizan que las protecciones a la posesión no deberían abarcar objetos adquiridos con la ayuda decisiva del Estado o mediante el uso de violencia o para los que están claramente abandonados. Dejan en claro que hay límites justos a las cosas que la gente puede hacer para proteger sus posesiones (el allanamiento no hace que alguien pueda ser sujeto a violencia automáticamente). Señalan que el que los alegatos sobre la tierra deban manejarse entre individuos o grupos puede determinarse solamente a la luz de las circunstancias económicas en situaciones particulares y las maneras particulares en que dichos alegatos se establecen. Y enfatizan que, si bien los alegatos de posesión deberían respetarse, es posible oponerse a la interferencia agresiva con el uso de las posesiones de alguien de una manera dada al tiempo que se desafía ese uso sin agresión.

Los libertarios de izquierda comparten con otros libertarios un compromiso con un modelo de vida social arraigado en la cooperación pacífica y voluntaria. Pero difieren con otros libertarios al enfatizar que, si bien la fuerza puede emplearse justamente como respuesta a una agresión, la cooperación pacífica y voluntaria es un ideal moral con implicaciones que van más allá de la simple no agresión. Los libertarios de izquierda instan a que las asociaciones de todo tipo sean estructuradas en formas que reafirmen la libertad, dignidad e individualidad de todos los participantes, y ofrezcan así a los participantes no solo la opción de retirarse sino de usar su voz, de influenciar la trayectoria de la asociación y ejercer dentro de ellas su criterio individual tanto como sea posible.

Aunque rechaza el capitalismo, el libertarismo de izquierda comparte con otros libertarismos un reconocimiento entusiasta del valor de los mercados. Resaltan que ambas partes en un intercambio voluntario participan porque lo prefieren así y creen que les acarreará beneficios; que los precios proveen una guía excelente para productores y distribuidores (mucho mejores que cualquier cosa que pueda ofrecer un planeador central); y que la gente debería internalizar los costos y los beneficios de sus elecciones. Pero enfatizan que la injusticia de fondo puede distorsionar los mercados y restringir las opciones de quienes comercian. Señalan también que el intercambio comercial no agota la esfera de la cooperación pacífica y voluntaria y que la gente puede y debería cooperar de múltiples formas – lúdica, solidaria, compasiva – que no se tienen que organizar necesariamente en líneas comerciales.

Una vision transformada

El libertarismo de izquierda abraza y transforma ideales de izquierda y libertarios.

Muchos izquierdistas y libertarios comparten ya algunas causas: oposición a la guerra, el imperio y el privilegio corporativo; apoyo para las libertades civiles y el apoderamiento radical. Sin embargo, muchos izquierdistas y libertarios abrazan y comparten asimismo en ocasiones varias preconcepciones erróneas.

Los libertarios de izquierda confrontan estas preconcepciones al tiempo que abrazan los ideales que los libertarios y la izquierda comparten. Buscan demostrar que es razonable oponerse a la pobreza estructural y favorecer los mercados liberados, buscar la dignidad laboral y protecciones de peso para alegatos de posesión justos, abrazar la libertad de asociación al tiempo que oponerse a la discriminación arbitraria, ser campeones de la paz y la libertad económica, vincular el rechazo a la guerra y al imperialismo con un apoyo a la cooperación pacífica y voluntaria en todos los niveles.

Al adoptar inquietudes de izquierda y libertarias y al desafiar las preconcepciones que hacen que sea difícil para la izquierda aceptar el libertarismo y viceversa, los libertarios de izquierda ofrecen una visión provocativa de una política atractiva y un mundo marcado por mayor libertad y justicia.

 

Nota del traductor: Gary Chartier y otros libertarios de izquierda prefieren emplear la expresión «freed market(s)» en lugar de «free market(s)», para distanciarse de la concepción de mercado privilegiada por libertarios de derecha, conservadores y otros grupos simpatizantes con el capitalismo o con mercados que no son genuinamente libres. Por lo tanto, se ha vertido la expresión en español como «mercados liberados».

Artículo original publicado por Gary Chartier el 5 de noviembre de 2012

Traducción del inglés por Mario Murillo

Free Markets & Capitalism?
Markets Not Capitalism
Organization Theory
Conscience of an Anarchist