La Tregua de Navidad de 1914
The following article is translated into Spanish from the English original, written by Kevin Carson.

The following article is translated into Spanish from the English original, written by Kevin Carson.

Hoy es el 99 aniversario de la Tregua de Navidad de 1914, una tregua soldados espontánea que estalló en la víspera de Navidad a lo largo del frente occidental en Francia, con una duración en lugares hasta el día después de Navidad.

Los soldados franceses, británicos y alemanes, intrigados por el sonido de los villancicos de las trincheras enemigas, se abstuvieron primera tentativa de disparar contra los otros. Una bota alemana arrojado a las trincheras británicas resultó estar llena de dulces y embutidos. Los soldados, con el aumento de la confianza, comenzaron a aventurarse en la tierra de nadie y en las trincheras de los demás para intercambiar pequeños regalos, como el café y los cigarrillos, licores y periódicos de casa. Ellos celebraron la Navidad por jugar al fútbol en ninguna tierra de nadie. Los soldados de los ejércitos raciones compartidas opuestos, cantaron villancicos juntos y posaron para fotos en grupo.

Los aliados y las potencias centrales habían pedido anteriormente treguas temporales a medida que se acercaba la Navidad con el fin de enterrar a sus muertos – pero sólo con la aprobación de sus respectivos altos mandos. Esta tregua navideña, por el contrario, estaba completamente desautorizada por los comandantes de cada lado, una violación de la disciplina en casi todos los sentidos imaginables; para empezar, confraternización con el enemigo era una ofensa que podía llevar a un juicio marcial. Y ni qué decir tiene, los liderazgos alemanes y aliados estaban toalmente aterrorizados por las implicaciones – aún más aterrorizada que después del armisticio en 1918 cuando una unidad británica en Francia, impaciente para la desmovilización, organizó un soviet. Se quebraban la cabeza para llegar a una forma de amenazar o engatusar a los hombres en las trincheras para que pusiesen fin a la tregua no autorizada y volviesen a matarse unos a otros.

Pero los soldados no se comían el cuento. Cuando se les ordenó directamente reanudar el fuego el 26 de diciembre, dieron cumplimiento estrictamente técnico a la orden disparando sus rifles al aire en lugar del enemigo. Finalmente, los altos mandos rompieron la tregua incorporando nuevas tropas provenientes de la retaguardia que no habían experimentado la tregua. En la Navidadde 1915 y los años siguientes, se impidieron las treguas ordenando fuego de artillería continuo desde la parte trasera, e imponiendo castigos ejemplares a los oficiales que apenas insinuaban permitir otra tregua navideña. Un capitán británico que autorizó una tregua local para enterrar a los muertos, seguida por media hora de confraternización, fue sometido a un tribunal militar.

El miedo que los gobiernos y comandos militares de Gran Bretaña, Francia y Alemania le tenían a este proceso es muy entendible. Era bastante fácil demonizar al enemigo ante la población civil de cada país a través de la propaganda oficial de guerra, como las historias en la prensa británica sobre soldados alemanes matando bebés belgas a bayonetazos. Pero los soldados que estuvieron en contacto directo con el “enemigo” en el frente aprendieron rápidamente que no eran más que gente común y corriente como ellos mismos, con empleos y familias en casa, que habían sido tan estúpidos como para creer las mentiras de sus políticos locales.

Hoy en día, nuestros gobernantes tienen mucha más razones para tener miedo. Desde el auge de Internet y la conectividad ubicua en casi todo el mundo, y el rápido crecimiento de las redes de medios sociales, ha habido un gran aumento en el número de estadounidenses que establecen comunicación directa de persona a persona con ciudadanos de naciones “enemigas” cada vez que los Estados Unidos se embarcan en una guerra. Y no sólo tenemos fácil acceso a medios de comunicación como Al Jazeera que muestran los cuerpos calcinados y desmembrados de los ataques aéreos de Estados Unidos, sino también a gente común que carga imágenes y vídeos a redes sociales a través del teléfono celular.

Hace noventa y nueve años fue necesario un viaje físico de los soldados a las trincheras opuestas para descubrir que los «enemigos» eran como ellos, y que sus verdaderos enemigos estaban en casa en Londres, París y Berlín. Hoy en día, una grande y rápidamente creciente porción de la población civil se entera de ese hecho antes de que se dispare un solo tiro.

Artículo original publicado por Kevin Carson el 24 de diciembre de 2013.

Traducido del inglés por Carlos Clemente.

Free Markets & Capitalism?
Markets Not Capitalism
Organization Theory
Conscience of an Anarchist