Center for a Stateless Society
A Left Market Anarchist Think Tank & Media Center
A la Izquierda, Ofelia: 11 Argumentos Para Abandonar el Macarthismo

Por Nicolás Morás, dirigente de Izquierda Libertaria y articulista argentino.

Se me ha pedido que escriba una abogacía breve sobre la necesidad estratégica de los difusores libertarios a mirar a la izquierda.

Los fundamentos teóricos de nuestra propia matriz radical y contra-cultural figuran en mi trabajo Liberalismo, Libertarismo y Profanación y ellos son una de las razones para que las circunstancias se presentan tal y como las detallaré a continuación pero no más que eso:

1- El libertarismo desde sus orígenes históricos es un movimiento vanguardista, precursor de TODOS los bastiones de la izquierda revolucionaria que a su vez son los bastiones del progreso humano, la causa de la equidad, la liberación social y mental y la erradicación de la miseria. Si somos fieles a nuestros propios debemos tomar consciencia de que en los hechos , en las prioridades y en los enemigos tenemos más en común con la mayoría de los socialistas que con la derecha entera, incluyendo a los declarados “anarco-capitalistas” y sus inseparables delirios institucionalistas y deseos de privatizar la coerción.
También compartimos bases racionales y humanistas con el socialismo que algunos grupos de izquierda rechazan ampliamente (los ambientalistas radicales y los pos-modernos).

2- Podemos o no aceptar que el sistema socio-económico actual se denomine “Capitalismo”, pero sin duda es una organización jerárquica corporativa, expansiva, inseparable del accionar de estado cuyos roles fundamentales son los coercitivos y si nos dedicamos a hacer un buen análisis sus “reformas” social-demócratas permitieron la continuidad del régimen en épocas cada vez más turbulentas, viciadas por aires revolucionarios.

3- La historia del siglo XX deja tres estigmas culturales en occidente que favorecen el diálogo libertario-socialista. A saber:

4- Gran parte de los jóvenes, artistas e intelectuales y gente afín a estos tres colectivos canalizan su desobediencia a las injusticias cotidianas deacuerdo a la oferta ideológica anti-sistema, tomando ideas de aquí y de allá, incluso repitiendo. Esto no es tan reprochable, nosotros más que nadie sabemos de la escasez de literatura o material profundo en nuestros días, pese al progreso tecnológico. Y bueno, los grandes referentes son los personajes que tradicionalmente el capitalismo determinó como enemigos acérrimos, justamente los peores, los que generaron dictaduras horrorosas y hambrunas brutales partiendo de una mentalidad totalitaria: Ernesto Guevara, Mao Tse Tung, Pol Pot, Stalin. Y en menor medida Marx, Lenin y Trostky, Gramsci y absolutamente todas estas figuras filtradas por los relatos de exegetas fieles e infieles como Eduardo Galeano y Naomi Klein. Justamente la fracción más rescatable de la oferta anti-sistema y es la que todos aceptan, la que enuncia lo injusto y analiza la realidad mundial críticamente es la que se comparte con nuestra propuesta, mucho más coherente que el socialismo de estado.

5- Los efectos devastadores de los capitalismos de estado dieron una victoria cultural parcial a las principales ideologías conservadoras, el republicanismo monetarista y corporativo y la social-democracia keynesiana y también corporativa.

Pero también dejaron una población numerosa de gente de izquierda decepcionada totalmente con el funcionamiento del estado y la teoría futurológica fracasada de la dictadura del proletariado. Y así esta última década florecieron de nuevo los ateneos anarco-comunistas y varias células sin definición que intentan representar a los dispersos “rojos” (en palabras de Sabina mezcla de socialistas con anarquistas).

Jamás encontraremos una mejor oportunidad que esta.

6- La victoria conservadora parcial que mencioné en el punto anterior languideció con las predecibles crisis financieras continentales de 2008 y el azote de la pobreza y la exclusión reforzaron la tendencia ya creciente de mucha “gente de la calle “a alejarse del conservadurismo e identificar al enemigo en las corporaciones bancarias y los estados que las avalan y rescatan con nuestro dinero.

Es innegable que nosotros, los libertarios contemporáneos pese a la falta de recursos hemos trabajado en el estudio y soluciones de este conflicto claramente clasista muchísimo, y en muchas ocasiones nuestra gente se manifestó codo a codo con los indignados de Wall Street y Barcelona. La disconformidad trasciende a los grupos ya mencionados e incluso a las minorías hostigadas y si nos hacemos valer…los éxitos lloverán.

7- Esta no es la primera vez. Los grandes hitos del movimiento liberal y su evolución libertaria están no casualmente ligados al acercamiento a las otras izquierdas

-La revolución francesa

-Las revoluciones de 1833 y 1848, masivas y muy influenciadas por los estandartes ricardianos del mercado liberado.

-La lucha abolicionista

-La propagación del anarquismo bostoniano timoneada por Tucker y Liberty con la consecuencia de una seguidilla de revueltas sociales en Estados Unidos. Una de las embestidas anarquistas más fuertes de la historia.

Y luego del ostracismo y el inicio de la profanación derechista de la “liturgia” libertaria Rothbard creó Left & Right y se atrevió a revitalizar los verdaderos postulados, acompañado de Hess, cooptando el apoyo (incluso la conversión) de miles de jóvenes de la Nueva Izquierda marcusiana y colaborando en la coalición anti-imperialista contra la Guerra de Vietnam.

- Cuando Rothbard se corrompe nuevamente y decide incursionar en los mediocres negocios políticos con las derechas quedan Karl Hess, Samuel Konkin y Roy Childs en el frente de batalla y es gracias a estos tres personajes que hoy sobrevive el libertarismo.

8- Aprendiendo de los errores, podríamos agregar que tanto las circunstancias como nuestras convicciones indican que lo mejor no es apostar a las alianzas, sino en cada amigo, compañero, vecino, etc… como un futuro libertario.

9- Los verdaderos dogmáticos son aquellos que prostituyeron al libertarismo para quedar bien con varios sectores de derecha ingenua, y tildan de “socialista” a todo aquel que les reproche sus disparates privatistas o incluso estatistas (en el caso de los “partidos liberales”). Un cambio discursivo, acompañado de paciencia, fomenta un lazo de comunicación increíble, tanto con los marxistas formados como con las personas sin definición.

Hablamos de lucha de clases de opresores y oprimidos, de mercado liberado, de redistribución (internamente indemnizaciones patrimoniales), de descentralización económica, propiedad privada legítima y propiedad comunitaria, capitalismo de estado, grupos de poder funcionalistas, etc…

Y moralmente somos exactamente los mismos de siempre, pero cada vez más.

10- Me acompañan varios éxitos, el apoyo masivo de mis compañeros ante el autoritarismo kirchnerista, constituir la principal oposición en asambleas estudiantiles y contar con el apoyo de los grupos tradicionales de izquierda en Bariloche, conseguir que los profesores afines cambien los contenidos y enseñen la contraposición entre liberalismo y conservadurismo y la formación de Izquierda Libertaria, junto a Santiago de Dios, Laura Meli y Verónica Jerusalinsky que disfruta de todo lo expuesto.

11-Camaradas, ¿Podemos estar peor de lo que estamos?

¿Hay algo que perder?

Con el tiempo que invertía debatiendo con irrecuperables seudo-libertarios escribo artículos introductorios, doy charlas o participo de marchas sociales relevantes.

Tienes la elección de probar, y tomarla o no es una cuestión de consciencia tuya.

Salud y Libertad