Center for a Stateless Society
A Left Market Anarchist Think Tank & Media Center
El Mercado Liberado

The following article is translated into Spanish from the English original, written by William Gillis.

Una de las tácticas que he utilizado en las discusiones sobre economía anarquista es referirme a nuestra mezcla corporativista/mercantilista/lovecraftiana moderna de sistemas económicos como “Kapitalismo” y, al hacer alusión a Ancaps, esforzarme en usar “Anarco”-Capitalista y Anarco-”Capitalista” como etiquetas diferentes.

Ésta ha demostrado ser una manera digna, si no bastante eficaz, de evitar discrepancias con su forma de pensar y forzar cierto grado de matices dentro de la discusión. Pero son distinciones dirigidas principalmente a los Rojos bravucones y tozudamente ignorantes, quienes -aunque ciertamente molestosestán lejos de ser tan espantosos como los viles liberal-libertarios vulgares. Esos apologistas de las empresas que realmente están de acuerdo con el pozo negro que los Rojos llaman “Capitalismo”. Sabes quiénes son. Esos mocosos que van contracorriente y que consideran Somalia una utopía. Los que se ajustan a los estereotipos Rojos tan fuertemente que toda inteligencia es arrastrada inmediatamente hacia un horizonte de sucesos de “la gente pobre obviamente merece morir de hambre, que les den” y “sí, pues después de la Revolución llevarán a tu familia a campos de concentración y expropiarán todas tus cosas”.

Bien, por una bendita errata me he tropezado con una forma muy efectiva de rebatirlos. En vez de hacer referencia al comportamiento y la dinámica del mercado libre, me refiero en su lugar al “mercado liberado”.

Te sorprendería la diferencia que puede suponer un cambio de tiempo verbal. “Mercado libre” suena a una cosa que ya existe y así se perpetúa pasivamente el mito Rojo de que el Corporativismo y la acumulación sin sentido de Kapital son las consecuencias naturales de la asociación voluntaria y la competición entre individuos. (No lo es.)

Pero “liberado” contiene un elemento de distancia y, lo que es más, un grado de acción. Se vuelve mucho más fácil plantear cosas como: en los mercados liberados no hay empresas. Un mercado liberado equilibra la riqueza de forma natural. La jerarquía social es ineficiente por definición y esto es particularmente evidente en los mercados liberados.

Esto nos lleva fuera del tiempo verbal del presente y hacia el ámbito teórico de “tras la revolución”, donde, como los Rojos, podemos seguir usando ejemplos actuales para respaldar la teoría, pero no estamos atados a defender implícitamente cada horror del mercado actual. Es más fácil escoger diferentes mecanismos del mercado y hacer distinciones. Además, ¿he mencionado que hace una llamada implícita a la acción?

No sé si alguien más se había tropezado con esto antes, pero me ha sido útil y sentí que debía compartirlo.

Artículo original publicado por William Gillis.

Traducido del inglés por Tomás Braña.